LA INGRAVIDEZ ONÍRICA

Caixa Forum Madrid

El edificio de Caixa Forum es una rehabilitación a corazón abierto tanto del edificio como del entorno inmediato al mismo.

Como la propia plaza delantera explícitamente manifiesta, se ha producido un ascenso suave hacia el encuentro con el pasado. El edificio hace frente a una evolución histórica reciente que deslocaliza antiguos usos fabriles y los hace extraños en su encuentro con el presente. Al mismo tiempo pone de manifiesto su doble intencionalidad: provoca una revalorización de la construcción industrial asumiendo su valor estructural versátil y hace una crítica voraz a la obsolescencia del uso fabril en pleno centro urbano.

La operación con bisturí altamente crítico y preciso consiste en provocar una incisión en la base del antiguo edificio que permita redefinir la funcionalidad de la fábrica ya obsoleta, la inserción de unas necesidades programáticas concretas y la ampliación en altura con un volumen de grandes proporciones oxidadas.

El edificio parece flotar ingrávido sobre la estructura metálica central prácticamente inapreciable. Esta estructura, sutil y elegante al exterior, se muestra sin temor alguno construyendo el acceso y la plataforma de suelo de planta primera. Es una base metálica quebrada y limpiamente cicatrizada que ofrece solidez a la intervención. Las pesadas proporciones de la ampliación en su parte superior hacen que la forma parezca inestable, una amenaza que acentúa la presencia material de la gravedad y que genera una imagen ilusoria del edificio, enfatizada por la presencia de las ventanas que flotan al azar como objetos en suspensión neutra. Esta apertura de nuevos huecos, sin aparente respeto a los preexistentes, ahora ya macizados de ladrillo, no hace más que enfatizar la nueva función del edificio y la profunda admiración hacia la fachada original.

En el interior es destacable la cafetería ubicada en la última planta con luminarias chorreantes del techo convertidas en un mágico firmamento con gran capacidad ilusoria. Una evolvente de chapa perforada que proporciona un resultado plástico y teatralmente escenificado. Un cobijo mágico, onírico, protegido de la fracturada realidad exterior.

Mientras una rama de la vanguardia sigue proponiendo la forma exótica como un vector de resistencia arquitectónica, Herzog &de Meuron ofrecen volúmenes cartesianos flagrantemente sencillos. Su arquitectura se caracteriza por el uso de la repetición como técnica de composición. La repetición es lo que permite y favorece la diferencia al proponer texturas, ritmos y organizaciones temporales y espaciales propias, únicas y exclusivas del edificio. La repetición pasa a ser entendida como suprema manifestación de la libertad y la particularidad. Lejos de identificarse con la producción en serie alienada de la industrialización, HdM crean un orden dinámico y un espacio ritmado consiguiendo una expresión singular, genial.

Referencias interpretativas:

– Cúpula de la ONU en Ginebra de Miquel Barceló. Luminarias en cafetería.

– Composición Sopas Campbell de Andy Warhol. Repetición como composición de fachada.

– Bolero de Maurice Ravel. Orden espacial dinámico y ritmado.

– Cortes de silencio de Lucio Fontana. Apertura de huecos en fachada original.

– Building cuts de Gordon Matta-Clark. Incisión horizontal sobre la fábrica.

Raúl Aguilera, arquitecto.

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

Estaremos encantados de resolver cualquier duda que tenga respecto a nuestros servicios.